Rusia bloquea Telegram por no entregar las claves de su cifrado

Telegram

Creada por dos conocidos hermanos rusos, la aplicación de mensajería Telegram nunca ha tenido buena aceptación entre las autoridades de su país, que después de mucho tiempo de fricciones han terminado cumpliendo la amenaza de bloquear el servicio en todo el territorio. La razón: no haber entregado las claves de cifrado, según se les exigía por parte de un tribunal.

Así, y “con efecto inmediato”, las operadoras rusas están llamadas a bloquear toda comunicación realizada por Telegram a través de sus redes. Un bloqueo que tiene la posibilidad de revertirse, de acceder los responsables de la aplicación a acatar la orden del tribunal. Pero no parece probable que algo así vaya a suceder. El CEO de Telegram, Pavel Durov, ya ha respondido vía Twitter que “en Telegram tenemos el lujo de no preocuparnos por las fuentes de ingresos o las ventas de anuncios. La privacidad no está en venta y los derechos humanos no deberían verse comprometidos por temor o avaricia“.

Este último pulso entre Roskomnadzor, el regulador estatal de telecomunicaciones, y Telegram, comienza el pasado verano, cuando las autoridades del país acusaron al servicio de haber sido utilizado por terroristas para cometer un atentado. Telegram cedió a las primeras demandas y se registro como pedía Roskomnadzor, pero “no cumpliremos con leyes incompatibles con la política de confidencialidad de Telegram o con la protección de la privacidad de los usuarios“, advirtió entonces Durov.

La cosa no quedó ahí y la siguiente petición fue directa: las autoridades necesitaban las claves del cifrado de Telegram para poder investigar supuestos actos terroristas. Pero como no la obtuvieron, multaron al servicio con 14.000 euros. Esto fue en octubre. En diciembre Telegram se intentó defender con una demanda ante el Tribunal Supremo de Rusia para declarar inválida la orden del Servicio Federal de Seguridad (FSB), ya que atentaría contra el principio constitucional del secreto de las comunicaciones. Sin embargo, fue rechazada y ahora pasa lo que pasa, según recogen en TASS.

Telegram es una aplicación y servicio de mensajería conocido por su fuerte cifrado y sus políticas de privacidad. Asimismo, se sabe que ha sido utilizada para difundir contenidos favorables al terrorismo islámico, contra los que la plataforma ha luchado como ha podido. La petición de las autoridades rusas, no obstante, no engaña a nadie: quieren vía libre para monitorizar las comunicaciones de cualquier usuario -o todos- de Telegram.

Esta decisión no afectaría a ningún otro territorio. Además, cabe recordar que Telegram no opera desde Rusia, sino desde Alemania, y que sus servidores están repartidos por todo el mundo, pero no en Rusia.

Powered by WPeMatico

Entradas relacionadas

About Gustavo Genez 1426 Articles
Informático de corazón y apasionado por la tecnología. La misión de este blog es llegar a los usuarios y profesionales con información y trucos acerca de la Seguridad Informática.