El Apple II “Darth Vader”, así conquistó el mundo de la educación Apple

Apple, y más específicamente Steve Jobs, sabían que uno de los mercados donde tenían que adoptar una posición dominante donde vender sus ordenadores era el mundo de la educación. En 1978 comenzaron a ofertar en diferentes escuelas de EEUU para vender sus equipos. Y aquí fue donde ganaron la batalla, el Apple II no tenía competencia en aquella época, tanto por precio como por prestaciones. El mundo de la educación era dominio total de Apple.
Durante varios años, los ordenadores Apple II estaban prácticamente en cualquier escuela de los EEUU. Luego se fueron relevando por otros modelos como el Macintosh y hoy día continúa pero esta vez con la introducción de los iPad en las aulas, pero esta es otra historia. Una de las maniobras que Apple realizó para conquistar este mercado de la educación, bastante inusual por cierto, fue dar la licencia de venta de los Apple II Plus a una empresa llamada Bell & Howell. Esta empresa fundada en 1900 era experta en equipamiento audiovisual (hoy día ha cambiado un poco su enfoque de mercado).

Figura 1. El Apple II Plus “Darth Vader” visto de frente. Fuente.

Bell & Howell tenía un gran negocio dentro del mundo de la educación, debido básicamente a la venta de todo tipo de aparatos para proyección de video, cámaras, etc. Además, en 1980 le ofrecieron a Apple fabricar una extensión hardware para el Apple II Plus la cual ofrecía una amplia variedad de conectores para audio y video. Esto abriría aún más el mercado para Apple en la educación ofreciendo un producto imbatible al añadirle esas extensiones multimedia. La única condición que puso Bell & Howell fue venderlo con su marca en vez de Apple. Aquí es donde nació el “Black Apple” o también llamado “Darth Vader” número de modelo A2S1048B el cual sólo se vendía a instituciones de educación.

Figura 2. Vista trasera donde se aprecia la extensión multimedia. Fuente

Este raro modelo no era más que un Apple II Plus (prácticamente el mismo hardware) en una carcasa de color negro (de ahí los apodos) pero con la expansión multimedia que antes hemos comentado. Destacar que era imposible abrirlo encendido para evitar que los niños pudieran acceder al interior con la corriente conectada (se apagaba al quitar los tornillos y abrirlo, cosa que con los modelos “normales” no pasaba). El módulo de expansión añadido tenía un asa para poder llevarlo, conectores de audio para radio casete, salida y entrada de video, salida de auriculares, altavoces y una extensión de enchufes para poder conectar otros aparatos adicionales a la energía eléctrica.

Figura 3. Detalle del módulo multimedia donde se aprecian los conectores de audio, vídeo, etc. Fuente.

El trato fue especialmente beneficioso para Apple, ya que ellos seguían vendiendo sus Apple II a la vez que Bell & Howell vendía su versión “Darth Vader“, que a su vez compraban a Apple, negocio redondo. Con esta maniobra, la empresa de la manzana conquistó definitivamente el mundo de la educación en EEUU y también en algunas otras partes del mundo. Por cierto, este modelo está muy cotizado por coleccionistas, no sólo por su color y el módulo multimedia, sino básicamente porque sólo se vendían a escuelas, por lo tanto no se conseguía en tiendas ni se podía comprar de forma individual (en este enlace se muestran más fotos del modelo así como del interior).

Powered by WPeMatico

Entradas relacionadas

About Gustavo Genez 2078 Articles
Informático de corazón y apasionado por la tecnología. La misión de este blog es llegar a los usuarios y profesionales con información y trucos acerca de la Seguridad Informática.