La maldición de la película “Misión: Imposible” y su contribución a la mayor crisis de Apple en su historia

Ya hemos hablado alguna vez en este blog sobre la relación de Apple con el cine. Este medio era y es una gran herramienta de publicidad. Los ordenadores Apple, debido unas veces a su atractivo diseño y otras simplemente a un acuerdo comercial, han aparecido en multitud de películas y estamos seguro que en muchas de ellas ni lo hemos notado. Por ejemplo, en la película “Misión: Imposible”, los ordenadores portátiles PowerBook aparecen por todas partes y esto no fue algo casual, costó mucho, pero mucho dinero, como veremos a continuación.
En 1996 (fecha del estreno de la película) Apple necesitaba dinero. Steve Jobs estaba en su nueva empresa NeXT después de ser despedido de Apple y las cosas en su antigua casa no iban nada bien. Los noventa no fueron desde luego la mejor época de Apple, en 1996 reportaron unas pérdidas de 740 millones de dólares y la cosa parecía que iba a peor al no aumentar las ventas de los nuevos productos (el PowerBook entre otros). El estreno de la película “Misión: Imposible” protagonizada por Tom Cruise abrió una oportunidad (o eso pensaron) de poder promocionar sus productos, en concreto la gama PowerBook 5300, el cual nunca apareció en la película (en su lugar aparecía un modelo anterior, el PowerBook 540 e incluso podemos ver un Power Macintosh 8100, eso sí, sin logotipo como luego veremos). El siguiente vídeo es la promoción de Apple de la película y su PowerBook:

Aprovechando el gran tirón comercial, Apple pagó 15 millones de dólares a la productora por promocionar ese modelo de ordenador en la película. Pero esta operación estaba destinada al fracaso desde el principio. Para empezar, firmaron demasiado tarde el acuerdo, lo que no permitió a Apple participar en el guión y por lo tanto, ya podemos imaginar lo que ocurrió. Para empezar el ordenador que mostraba en la película utilizaba una fría línea de comandos en vez del flamante Mac OS con sus iconos y colores, lo que hizo que mucha gente pensara que estaba por detrás de Windows 95, el cual estaba arrasando en ventas por aquella época con sus ventanas y colores.

Pero los problemas no terminaron aquí, ni mucho menos. En las pocas escenas en las que aparecía el ordenador, apenas se veía el colorido logotipo de Apple, por lo que la gente ni sabía de qué marca era ese ordenador. Además, en la escena clave de la película cuando Tom Cruise baja suspendido para no activar los sensores que protegían a un ordenador (el cual por cierto, por mucha protección física que tuviera, no tenía contraseña de acceso), para poder acceder al edificio se utilizó un portátil que no era de Apple. Utilizaron una marca ficticia que llamaron “Thinking Machines Laptop“, nombre que hacía una clara referencia a una empresa (Thinking Machines Corp.) que fue adquirida por IBM en 1994, su máximo competidor. Pero esta no es la única referencia a archienemigo de Apple, además, incluso aparecen algunos portátiles IBM ThinkPad 701 (con su teclado mariposa) para rematar el despropósito de la operación de marketing.

Figura 1. Aparición estelar del IBM 701 en la película. Fuente.

Y aún hay más. El PowerBook 5300 no estaba disponible para comprarlo durante el estreno de la película. El motivo fue que después de fabricar 1.000 unidades, algunos modelos vendidos comenzaron a arder (literalmente) debido a una mezcla de un problema con la batería de litio y la carcasa de plástico, lo que detuvo la producción de este modelo justo en el peor momento. Pero no sólo eso, además tuvieron que devolver algunos modelos pero con menor capacidad de disco lo que provocó que perdieran 100$ por unidad reemplazada. Una auténtica maldición.

Figura 2. Única escena de la película donde aparece un PowerBook (al parecer un modelo 540) donde se puede apreciar el logotipo. Fuente.

Nada salió bien en esa operación. Incluso el modelo PowerBook 5300ce, el mayor de la gama que también apareció en la película y fue el más publicitado por la marca de la manzana, no era para cualquiera, ya que tenía un precio de 6.500$ (el más de caro de la época, unos 10.000$ actuales). Menos mal que justo después de este desastre comercial,  Steve Jobs volvió a Apple, hizo que compraran su otra empresa NeXT y encauzó de nuevo el rumbo de la empresa, remontando la economía de Apple hasta el éxito que ya conocemos.

Powered by WPeMatico

Gustavo Genez

Informático de corazón y apasionado por la tecnología. La misión de este blog es llegar a los usuarios y profesionales con información y trucos acerca de la Seguridad Informática.