Estos son los dispositivos IoT más atacados por los hackers

Los dispositivos de Internet de las Cosas figuran entre los objetivos favoritos de los hackers para, tras atacarlos, acceder a una red. Su seguridad suele pasar desapercibida, por lo que en muchos casos, además de ser objetivos preferidos, son también fáciles para los hackers. Sobre todo, las cámaras de seguridad, que ya son, según un estudio de la compañía de ciberseguridad SAM Seamless Network, receptoras del 47% de ataques en las redes domésticas. Estas tienen de media 17 dispositivos de IoT conectados en Estados Unidos y 14 en Europa.

No importa que la variedad y cantidad de dispositivos de Internet de las Cosas que se conectan a las redes domésticas vaya en aumento desde hace ya algún tiempo. Las cámaras conectadas a Internet sufren el mayor número de ataques.

Muchos de los ataques que sufren son bastante sencillos, y tienen como objetivo saltarse la seguridad de los modelos más económicos, que son también los que suelen tener un menor nivel de protección. Además, gran cantidad de modelos se basan en los mismos planos y esquemas, lo que hace que si un modelo tiene un problema de seguridad, lo tengan muchos modelos más.

Los hubs inteligentes y los dispositivos de almacenamiento conectados a la red son los dispositivos de IoT que siguen a las videocámaras como objetivo de los hackers. Reciben, respectivamente, el 15% y el 12% de los ataques. Por detrás de estos dispositivos están las impresoras, los televisores inteligentes y los teléfonos IP.

El problema de seguridad que presenta este tipo de dispositivos se ve acentuado por su seguridad de fábrica. Muchos cuentan con vulnerabilidades de fábrica, mientras que otros cuentan con contraseñas de acceso bastante sencillas, y que además no pueden cambiarse. Además, en el caso de que sí permitan su cambio, la necesidad de cambiar la contraseña suele pasar desapercibida de cara a sus propietarios, facilitando el acceso de los hackers a las redes a las que se conectan.

Según apuntan desde Sam Seamless Network, los dispositivos de Internet de las Cosas sufren una media de cinco ataques al día. Cuando más los sufren es alrededor de la medianoche, dado que la mayoría se encuentra ya durmiendo en las casas y los ataques pueden pasar desapercibidos durante varias horas.

Diversas entidades y organismos internacionales, como la Unión Europea, así como los gobiernos de países como Reino Unido y Estados Unidos, han empezado a interesarse por la amenaza para la seguridad de las redes que plantean los dispositivos de Internet de las Cosas. Pero deben tomarse ya medidas. Según Sivan Rauscher, una de las fundadoras de SAM Seamless Network, «necesitamos investigaciones profundas y continuas para comprender de dónde vienen las vulnerabilidades. Las regulaciones y políticas gubernamentales que se avecinan sobre Internet de las Cosas y dispositivos conectados atraerán más atención sobre el problema, pero no son suficientes«.

Powered by WPeMatico

Gustavo Genez

Informático de corazón y apasionado por la tecnología. La misión de este blog es llegar a los usuarios y profesionales con información y trucos acerca de la Seguridad Informática.