¿Merece la pena la carga inalámbrica desde el punto de vista de la seguridad?

Durante este último año se ha hecho bastante popular la carga inalámbrica para los dispositivos móviles, con empresas como Apple o Samsung apostando por este innovador y llamativo método de carga para nuestros teléfonos, es posible que en cuestión de tiempo acabemos dejando de lado nuestros métodos de carga convencionales. La idea de la carga por inducción puede parecer una buena noticia para todas aquellas personas descuidadas que pierden su cable, lo rompen constantemente o arañan el puerto de carga de su Smartphone nuevo. ¿Pero este nuevo método de carga es seguro para nuestros dispositivos?

A la hora de pensar en la carga inalámbrica merece la pena recordar cuánto dinero hemos invertido en cables a lo largo de nuestra vida, probablemente ahora mismo lleves uno encima, ya sea en tu bolsillo, en tu coche o en tu mochila. Aunque al ser una tecnología “anticuada” y su precio haya disminuido bastante en los últimos años el dinero invertido en ellos sigue siendo bastante. Por otro lado la carga inalámbrica cuenta con dos claras desventajas, la primera de ellas es que al ser una tecnología relativamente nueva este tipo de cargadores son un poco caros. La segunda es la necesidad de tener un espacio donde colocar la plataforma de carga y no poder utilizar tu dispositivo (cómodamente) mientras esté cargando. Ahora que ya hemos hablado de las desventajas de la carga inalámbrica hablemos de sus puntos fuertes.

Figura 1: Base de carga para dispositivos Apple.

El mayor de estos puntos fuertes es la seguridad, cuando conectamos un cable de carga este realiza dos funciones, la primera es cargar la batería y la segunda es la transferencia de datos. Si eres el único en utilizar tu cargador no hay problema, pero conectar otros dispositivos a tu cargador puede generar serios problemas de seguridad. La mayoría de las herramientas más potentes de hacking requieren acceso físico al dispositivo, a través del puerto de carga se puede extraer información importante de tu dispositivo o inyectarle malware. Este mismo método lo utilizan empresas como Elcomsoft para desbloquear los dispositivos de criminales y terroristas para el FBI.

Muchos investigadores han demostrado que es posible modificar cables USB y engañar a la gente para utilizarlos comprometiendo sus equipos. Al cambiarse a la carga inalámbrica se cerraría de golpe esta puerta para los criminales, ya que las bases de carga se basan en la inducción y llevan un circuito cerrado e independiente con el que no existe la transferencia de datos.

Powered by WPeMatico

Gustavo Genez

Informático de corazón y apasionado por la tecnología. La misión de este blog es llegar a los usuarios y profesionales con información y trucos acerca de la Seguridad Informática.