Las mil caras del Macintosh, la historia detrás de sus diseños curiosos e imposibles

Hemos hablado muchas veces en este blog (y lo seguiremos haciendo) de los modelos Macintosh. Desde el primero de todos, el Macintosh 128K hasta los Macintosh PowerPC pasando por los conocidos Macintosh SE o el famoso iMac. Esta vez vamos a ver un poco de la historia de su peculiar diseño, que revolucionó la industria informática. El diseño final del primer Macintosh estuvo precedido de otros tan espectaculares como algunos realmente poco prácticos, que veremos en el artículo.

En la Navidad de 1981, Jeff Raskin, padre del Macintosh original, comenzó a recopilar en un libro que llamó “The Book of Macintosh“, una serie de ideas y conceptos que serían la semilla inicial que acabaría en el Macintosh que todos conocemos. La idea central era crear un ordenador asequible, lo suficientemente potente que pudiera llegar a todo el mundo pero además con un diseño que lo hiciera atractivo al usuario final. Aquí comenzó toda una odisea de exploración de diferentes conceptos como los que podemos ver en la figura 1.

Figura 1. Algunos de los conceptos iniciales del Macintosh. Fuente.

Es curioso que las primeras ideas de diseño ni siquiera tuvieron en cuenta el ratón. De hecho, las primeras versiones hablaban de usar un lápiz óptico, un trackball o incluso joysticks. Todo cambió en la famosa y conocida visita a Xerox Park donde Steve Jobs al final se decantó por el invento del gran Doug Engelbart, el ratón. Como curiosidad, el equipo de testeo de los primeros prototipos de ratón (que fueron más de 150) llegaron a utilizar incluso bolas de los desodorantes roll-on.

El objetivo inicial del diseño de la caja era hacerlo lo más portátil posible. Steve Jobs cambió un poco este concepto y la prioridad (aunque se mantuvo la opción de portabilidad) se centró en crear algo realmente diferente. Hasta el nombre Macintosh estuvo a punto de ser cambiado (por cierto, Raskin utilizó este nombre porque era su variedad de manzana favorita) por otros como Annie, Apple V o incluso Bicycle. Todos estos nombres de barajaron en algún punto del desarrollo (menos mal que al final se mantuvo el original).

Figura 2. Uno de los primeros conceptos del Macintosh. Fuente.

Centrándonos en el diseño, la evolución de su carcasa se podría vincular al usuario objetivo. Al principio, los primeros Macintosh estaban más orientados al usuario de casa, algo simple pero práctico. Más tarde vieron que quizás era mejor enfocarlo hacia el mundo de la educación, como un compañero más de clase para los alumnos. Ya más adelante, se fue adaptando a lo que finalmente sería su sello de identidad, una máquina multimedia y orientada al diseño.

Figura 3. Otro de los primeros conceptos que no utilizaba ratón. Fuente.

Todos los modelos (excepto el Macintosh original) siguieron una línea llamada Snow White (Blancanieves) creado por la empresa de diseño Frog Design, el cual tiene ese aspecto de color blanco/beige que tanto caracteriza a los ordenadores de la gama Macintosh. No sólo se aplicó a ordenadores, también a periféricos e incluso en los ordenadores NeXT de Jobs. El Apple IIc, Macintosh II o la impresora LaserWriter son sólo algunos ejemplos que muestran todos los detalles de este tipo de diseño. Apple estuvo utilizando Snow White desde 1984 hasta 1990.

Figura 4. Otro de los conceptos iniciales de diseño del Macintosh. Fuente.

El Macintosh finalmente salió al mercado en 1984 a un precio de 2.495$ de la época, un precio realmente alto en comparación su objetivo inicial de hacerlo asequible a las masas. Incluso el mismo equipo que lo desarrolló llegó a comentar que este precio era como una traición a todo lo que querían fabricar. Aún así, la serie Macintosh sobrevivió e incluso llegó a convertirse en un éxito de venta en algunos de sus modelos (como por ejemplo, el Macintosh SE).

Para finalizar, es curioso que esa fijación por el diseño no fue marcada en principio por Steve Jobs tal y como se cree (aunque este sí que lo utilizó como base de todos los productos futuros), sino que fueron Mike Makkula y Jeff Raskin los que acuñaron en las oficinas de Apple el término “Crankless computer“, es decir, “ordenador sin manivelas“. El cual es por cierto, un término que fue maravilloso para definir toda una nueva era de ordenadores orientados a cualquier tipo de usuario.

Powered by WPeMatico

Gustavo Genez

Informático de corazón y apasionado por la tecnología. La misión de este blog es llegar a los usuarios y profesionales con información y trucos acerca de la Seguridad Informática.